lunes, 15 de octubre de 2012

LOS MALOS AMIGOS

Los malos amigos viven en su mundo, no te creas que les importa demasiado los demás y mucho menos tu vida. Contaminan su vida, están viviendo con sus propias leyes y creencias que por otra parte suelen ser bastante absurdas y se suelen contradecir a si mismos.
Por ejemplo, el amigo que critica a otro por sacar dinero vendiendo cuadros y luego cuando él puede vende también cuadros suyos. Hacen cosas así con esta suma incongruencia y no son nada realistas con la vida.
Cuando veas que un amigo tuyo está comportándose como si viviera en un mundo a parte probablemente te encuentras ante uno de estos temibles malos amigos.
En su mundo solo existen ellos, luego ellos y si queda algo otra persona, tienen sus propias creencias y ven el mundo a su modo creyéndose que son leyes irrefutable. Pueden fumar mucho, beber mucho, drogarse, comprarse ropa cara aunque no lleguen a fin de mes, ir a cenar cada día fuera… (son personas que solo valoran los momentos y no la vida en si)
Tienen un poco una filosofía de vida rara dónde no valoran la vida y a los demás, se valoran solo a si mismos y los momentos. Siempre es fácil identificarlos porque viven en su mundo.


Critican por la espalda nunca en la cara

Esto es muy típico de los cobardes, van de valientes poniéndote a parir a otra persona, diciéndole de todo, ridiculizándola y luego, un día, de repente vemos que nuestro amigo que tanto odiaba al otro le está haciendo la pelota descaradamente. Es una situación bastante típica, se con toda seguridad que cuando ocurre esto es por envidia.
El mal amigo es tan mala persona que cuando ve el éxito ajeno tiende a criticarlo porque así se siente mejor, como he dicho viven en su mundo y no se dan cuenta de la mala imagen que dan al criticar constantemente y mucho menos se dan cuenta de que luego, cuando hacen la pelota al que tanto critican quedan muy falsos.
Son personas, como he dicho, que viven en su mundo y se preocupan por ellas mismas, no piensan mucho en la congruencia, solo en satisfacer sus necesidades.

Egoísmo excesivo

El egoísmo excesivo es característico de estas personas con actitudes que a veces nos asombran. Tienden a hablar todo el santo día sobre ellos, YO, YO, YO y las únicas preguntas que te hacen son de rutina para luego seguir con un YO, YO, YO. Pueden estar explicándote algo completamente absurdo como si fuera lo más interesante del mundo.
Por ejemplo, tienen un trabajo mal pagado dónde abusan de ellos pero como tienen cierto cargo empiezan a fardar y fardar y hablar como si su trabajo fuera ser el presidente de una importante compañía, lo bueno es que tú a lo mejor tienes un cargo 10 veces superior y estás mejor pagado, pero nada, a ellos tu vida les importa tres pepinos, su trabajo mola más, es mejor aunque todo diga lo contrario. (Recuerda que viven en su mundo).



Nula capacidad de crítica y autocrítica

Son incapaces de recibir una crítica, asimilarla y mejorar, para ellos es más fácil tacharte de cazurro, prepotente o buscar 10.000 excusas para justificar que la crítica no tiene lógica. Por supuesto son personas con escasa capacidad de mejora y escasa capacidad para ascender en un trabajo ya que no buscan la mejora sino el satisfacer sus necesidades con lo cual es muy raro que se auto-critiquen para mejorar.
Prefieren vivir en su mundo de fantasía, mintiéndose a si mismos y estando toda la vida igual. Les es imposible escuchar consejos o críticas ajenas y propias con lo cual siempre están igual. Podrían aceptar tu crítica que has pasado por lo suyo y sabes de lo que hablas bien, pero no, ellos prefieren hacer oídos sordos de todo y escuchar solo a ellos mismos y a su mundo.

Quieren quedar bien con todo el mundo

Algo característico de ellos es que te suelen tratar maravillosamente, te miman y te cuidan pero en cuanto les das la espalda comienzan las críticas, tal vez no en un momento pero al final siempre acaban criticándote sin cesar, sobretodo si tienes más éxito que ellos.
Les gusta que enfrente de ellos te lleves una buena imagen, como personas impecables y muy amables. A todos los malos amigos les gusta eso o a casi todos. Si alguien tiene cualidades más negativas esa persona no llega ni siquiera a un mal amigo, es directamente un gilipollas.


Dan consejos sin saber y sin pedírselos

En su papel al más puro estilo yoda empiezan a aconsejar sin tener, literalmente, ni puta idea de lo que están hablando. Ya puede ser negocios vía internet, coches, mujeres, relaciones de pareja, chimpancés o como comprar una buena cámara de video. Les gusta opinar sobre todo por norma general y hacerse los expertos en muchas cosas.
Da igual que no hayan tenido novia en su vida y si la han tenido no les ha durado más de dos semanas, ellos se pondrán a darte consejos sobre relaciones de pareja. En este aspecto la hipocresía de los malos amigos es descomunal. Esto es porque como digo, viven en su mundo, y en su mundo de fantasía ellos son los reyes, deben aconsejarte para que vayas por el buen camino. Da igual que fumen 2 paquetes al día y se inyecten heroína, ellos te darán consejos espirituales y te dirán como vivir una buena vida.
Al principio te resulta raro y piensas: “hombre, a lo mejor sabe algo”, pero la segunda y tercera vez ya te das cuenta que son bastante fantochas y dejas de hacerles caso. Pero nada, a ellos les gusta quedar como hipócritas opinando sobre cosas que no tienen ni idea.

Qué hacer con los malos amigos

Desde luego no ir mucho con ellos, a ver si te vas a contaminar. Los tienes que tener en la recámara, tal vez algún día los necesites y te ayuden. Pese a que viven en su mundo a veces les puedes sacar trozos de humildad (recuerda que les gusta quedar bien) y te pueden ayudar en algún aspecto.
Mantenlos cerca pero a la vez lejos, ese es el secreto y significa que muy de vez en cuando quedes con ellos para mantener la amistad ya que algunas veces les puedes necesitar. ¿Es un comportamiento egoísta? Tal vez, pero si tú eres buena persona está más que justificado que utilices alguien vacío de alma para salir de un apuro. TE LO MERECES, ELLOS NO.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada